Proceso de acompañamiento que ayuda a los adolescentes a crecer

Si hay una fase de la vida caracterizada por el cambio, esa es, sin duda, la adolescencia.  Hemos hablado con Miriam Palomar, psicóloga-Coach de la Clínica memociono, y le hemos preguntado sobre esta etapa vital:

 

¿De qué va la adolescencia?

Ante todo, es una etapa de exploración y construcción de la propia identidad, un momento de la vida en el que cada día es el primer día de algo nuevo.

 

¿Qué proceso están viviendo?

De hecho, cada  chico o chica es totalmente distinto, pero sí es cierto que hay una serie de conductas que son propias de esta etapa:  el gusto por las emociones fuertes y lo nuevo,  la necesidad de estar cerca de sus coetáneos y hacer cosas juntos, el despertar de la sexualidad, la propensión a correr riesgos…  Hay que tener en cuenta que el cerebro del adolescente no es un cerebro acabado; sus áreas prefrontales, las responsables del razonamiento, la planificación, la evaluación de alternativas y la toma de decisiones, son  todavía muy  flexibles, lo que explica, por un lado, la torpeza de sus conductas pero, por el otro, su  extraordinaria capacidad de adaptación, lo que les permite afrontar nuevos desafíos. Además, los cambios a nivel hormonal les impulsan a entablar relaciones interpersonales y les convierte en seres muy sensibles a las recompensas y  gratificaciones sociales.

 

¿Qué hacéis desde coaching?

El coaching es un proceso de acompañamiento que ayuda al adolescente a conectar consigo mismo y a elegir quién quiere ser en el mundo; comporta un trabajo emocional en profundidad: aprender a identificar sus emociones y sentimientos y, sobre todo, a decidir qué quiere hacer con ellos. A través de las preguntas del coach, el adolescente va descubriendo quién es, qué es importante para él, qué siente y hacia dónde quiere ir, y emprende el camino hacia sus objetivos. De hecho, a lo largo del proceso el adolescente diseña su propio plan de acción y lo lleva a la práctica, con el acompañamiento y supervisión del coach.

 

¿Cómo suelen llegar los adolescentes a un proceso de coaching?

Cada uno trae su propia historia,  aquello que vive como un problema o cree que debe cambiar. En general, abordamos aspectos relacionados con la autoestima, la autoconfianza, la mejora de las relaciones con la familia y/o amigos, la asertividad, la toma de decisiones, etc. 

 

¿Qué descubren en el proceso?

A través del coaching descubren sus fortalezas y áreas de aprendizaje;  aprenden a relacionarse con el mundo de una forma auténtica y congruente con ellos mismos; a desarrollar la autoconfianza y autoestima; a gestionar todos los cambios que se dan en esta etapa; a desarrollar su capacidad de anticipación, plantearse metas e ir hacia ellas… En resumen: a tomar las riendas de su propia vida con consciencia y responsabilidad.

Compartir