Una técnica de relajación rápida y eficaz, para todos

La meditación es una práctica que te puede ayudar a provocar un estado interno de calma mental, tranquilidad, sosiego y presencia.  El objetivo principal es concentrarte y, poco a poco, relajar tu mente.

Según vayas progresando, notarás que puedes meditar en cualquier momento y en cualquier lugar para lograr un estado de paz interior, pase lo que pase a tu alrededor.

Cualquier persona puede beneficiarse de los resultados al practicarla. ¡Tú eres una de ellas!

PASO 1

Cierra la puerta y avisa a las personas que están contigo que no estarás disponible en el próximo minuto.

PASO 2

Siéntate en una posición cómoda (no rígida):   No cruces las piernas, mantén la espalda lo más recta posible y el cuello erguido, como si un hilo invisible conectara tu cabeza hacia el cielo. Cierra los ojos. Coloca las manos en una posición cómoda, simétricas y quietas (sobre las piernas o cogiéndose una a otra).

PASO 3

¿Qué debes hacer?  Simplemente, durante un minuto, concéntrate en tu respiración, momento a momento.  Si tu mente se distrae y vienen a ti pensamientos que te distraen (lo que es totalmente normal), sé consciente y trae tu mente de regreso a tu respiración. ¡Ah! ¡Y sonreír está bien!

Cute little boy is meditating and smiling while sitting in lotus position on the floor

Y recuerda la meditación puede ser útil para todos: niños, adolescentes y adultos.

Compartir