Las rutinas, aunque no gocen de buena fama, son esenciales para todos, pero queremos destacar hoy la importancia para los más pequeños de la casa.

Desde el 13 de marzo la vida ha cambiado mucho para los niños. En medio del segundo trimestre, con todas las rutinas consolidadas que les propone este curso y de repente… TODO cambia. El primer día hay ilusión, hay risas, hay fantasías… Las cosas nuevas son hilarantes y nos gusta romper con lo establecido, pero pasados estos primeros días de euforia, chocamos de morros con la realidad. Lo que parecen vacaciones se convierten en un confinamiento lleno de obligaciones, normas y convivencia. Hay que adaptarse a nuevas normas, de golpe y sin previo aviso.

TIP 1: Que haya rutinas y que se puedan romper.

Las rutinas son nuestra zona de confort y nos dan seguridad, nos permiten ahorrar recursos mentales, nos dan un sentido. Es importante que marquemos nuevas rutinas y que las cumplamos todos (levantarnos a una hora, desayunar juntos, hacer las tareas del cole, dibujar, jugar a un juego de mesa…). Esto dará sentido a unos días que a veces pueden haberlo perdido. Pero no menos importante es ser flexibles, estamos en una situación extrema en la que nos podemos permitir que las normas no sean de hierro.

TIP 2: Establecer un horario

Éste debe ser visual y adaptado a todos los de la casa. ¡Si los más pequeños no saben leer lo hacemos con dibujos! Es importante estar ubicados en el día de la semana y saber que toca en la hora en que estamos. Si no es así, todo el rato tendremos que estar improvisando, y esto nos fatiga mucho mentalmente y nos hace caer en un hastío que puede complicarnos el confinamiento.

TIP 3: Todos estamos en casa y todos participamos

Todos convivimos en el mismo espacio y todos tenemos derechos, y por consecuencia, obligaciones. Del mayor al pequeño, debemos tener al menos una actividad en el calendario que escojan ellos (ver una película todos juntos y comer palomitas, jugar a pingpong en la mesa del comedor) y también obligaciones, que sean su responsabilidad (poner la mesa, hacer la cama, tender la ropa). Somos un equipo, ahora más que nunca.

Compartir