Los procesos de separación son uno de los acontecimientos vitales más estresantes que pueda vivir una familia. Los conflictos, peleas y desavenencias que los acompañan, son causa de dolor para todos sus integrantes, padres e hijos. Cuanto más problemática sea la separación, mayor será el sufrimiento de unos y otros.

Los niños viven un tsunami emocional con efectos psicológicos múltiples.  El miedo, la sensación de culpa, la tristeza, la ansiedad o el estrés, la confusión y la sensación de soledad son algunas de las vivencias más comunes, y a nivel conductual suelen aparecer comportamientos de rebeldía,  rabietas, regresiones diversas, problemas de sueño, alimentación, control de esfínteres, etc. Su mayor miedo es al abandono y a no ser queridos.

Seguir leyendo “Pautas para ayudar a vuestros hijos en un proceso de separación”