A un lado y al otro del océano, estos días se caracterizan por el recuerdo de nuestros muertos y la visita a los cementerios. Aunque en cada país o región existen diferentes tradiciones en estas fechas solemos recordar a los que ya no están.

En España la festividad se ha convertido en un recordatorio de quienes se fueron este día. La cultura popular impone que visitemos sus tumbas y les llevemos flores. Pero… no todo el mundo considera imprescindible ponerle flores un día tan señalado, y más en estos momentos, tenemos que buscar maneras diferentes para recordarlos, porque siguen en la memoria y el corazón de todos.

Una de las primeras necesidades básicas del duelo cuando fallece un ser querido es la de saber que nuestro dolor tiene un impacto en los demás, en nuestros familiares y en nuestra red social. Pero las circunstancias especiales que estamos viviendo entorno al proceso del morir y la muerte, el no poder cuidar, acompañar y despedirse al final de vida… hace que el malestar se agudice y pueda llegar a convertirse en una vivencia muy compleja.

En estos días que vienen, 1 y 2 de noviembre, se va a replicar el dolor vivido estos meses pasados. El confinamiento va a impedir que las personas nos desplacemos, cambiemos de municipio para visitar los cementerios, limitaciones de aforo, distancias interpersonales de seguridad, limitación temporal e incluso en algunos casos petición de cita previa.

¿Qué alternativas tenemos para conmemorar a nuestros difuntos, a nuestros seres queridos, como uno quiera y necesita?

Centrarnos en lo que podemos hacer:  escribir, dibujar, escoger fotos, escuchar su canción… o cualquier otro objeto significativo para celebrar los rituales de conmemoración en nuestro hogar. Crear un rincón especial en casa dedicado a él/ella durante estos días (colocando sus fotos, junto a una vela o unas flores…música) y por supuesto, también podemos cocinar los dulces típicos de estas épocas.

Finalmente, para compartir estos días con el resto de la familia, también podemos utilizar los entornos virtuales, tanto en redes sociales como organizando encuentros (Skype, zoom…) o creando espacios virtuales para su recuerdo (blogs, webs…).

Compartir