Se acerca la navidad y a todos nos ha surgido la pregunta: ¿cómo serán estas navidades? y en voz muy baja nos respondemos… serán distintas. Nadie sabe cómo serán estas fiestas, van a ser diferentes, pero (podemos conseguir que no sean malas).

Hemos oído que no habrá cabalgatas en el formato habitual, reuniones familiares de pocas personas, la movilidad reducida, distancias, mascarilla, ventanas abiertas… al fin y al cabo, son restricciones con las que ya llevamos conviviendo estos últimos meses, así que no decaigamos y vamos a centrarnos en lo bueno que nos van a regalar estas fiestas. 

Desde la Clínica Memociono os proponemos algunas ideas que pueden hacer de las navidades del Covid-19, unas fiestas optimistas y llenas de ilusión.

Es momento de pasar tiempo en casa, donde podemos idear las postales más ingeniosas y creativas. No es mala idea centrarnos en la decoración navideña, es un buen momento para hacer manualidades con toda la familia, no hace falta ser el más mañoso para hacer una corona con piñas o poner purpurina a las estrellas. Podéis cocinar recetas navideñas y hacerlas llegar a la familia, es verdad que nos gustaría comerlas juntos, pero… también es verdad que nunca habíamos probado de cocinar un Panettone, hacer nuestro propio turrón o el tortel de reyes.

En navidad hacemos muchos regalos, podemos seguir comprando en nuestras tiendas habituales, usando Click&Collect (ahora ya muchas tiendas lo ofrecen), evitaremos estar en espacios cerrados y favorecemos el pequeño comercio. Y no renuncies al amigo invisible: realiza un amigo “superinvisible”, envíale el regalo a casa, ¡seguro que este año no te descubre!

Durante los días más señalados podemos hacer paseos al aire libre (es un momento idóneo para pedir a los reyes un buen abrigo), inventar una nueva manera de abrazarnos, realizar videollamadas a las que todos nos hemos acostumbrado, adecuar las letras de los villancicos a esta navidad, años después los cantaremos y nos reiremos de lo que fuimos capaces de hacer para poner a raya la pandemia.

Y por supuesto, no nos podemos olvidar de los mayores, son los más vulnerables al virus, pero no por ello deben pasar unas navidades aislados. Pon en marcha tu imaginación para que sean dulces también para ellos. Debemos hacer visitas con distancia y mascarilla, videollamadas y piensa que tus detalles navideños les harán sentir más acompañados que nunca, así que puedes idear un calendario de adviento que le recuerde que estás allí, día a día con un pequeño detalle, un vídeo o una canción.

Y con todo esto y un poco de imaginación, desde la Clínica Memociono no tenemos dudas de que puede ser una … ¡Feliz Navidad!

Compartir